Sambas, el zapato Foot-friendly

Nuestras Sambas aman a tus pies. Pero con amor del bueno, sin restricciones, queriéndolos tal y como son. Acompañándolos de forma respetuosa en su camino.

Quizá te pueda sorprender, pero si has crecido en nuestra sociedad, tus pies necesitan ese extra de amor. Resulta que están en una relación tóxica con el calzado convencional. Y como a menudo sucede en las relaciones tóxicas, cuando te das cuenta, el daño está hecho. ¿Las consecuencias? Malformaciones, dolor crónico, juanetes, nefasta alineación corporal, dolor de espalda, de rodilla…

En el mundo occidental llevamos centenares de años caminando en contradicción en cuanto a la salud de nuestros pies. Hemos avanzado en multitud de campos, pero lo hemos hecho sobre unos pies oprimidos y débiles.

Y es que los zapatos a los que estamos habituados son completamente inapropiados a nivel anatómico. No tienen ni forma de pie. Nuestros pobres pies, aprisionados desde temprana edad, se amoldan al zapato, perdiendo con ello parte de su funcionalidad y creando desequilibrios en toda la cadena de movimiento.

La buena noticia es que el cuerpo humano tiene una capacidad de regeneración maravillosa. Así como un calzado inadecuado puede deformar el pie, un calzado que respete la anatomía del pie puede devolverle su salud.

Por eso nuestros zapatos son Foot-Friendly. También podemos llamarlos barefoot, calzado minimalista o calzado respetuoso, aunque estos términos no son sinónimos exactos.

En resumen, son zapatos respetan la anatomía y funcionalidad del pie, intentando interferir lo mínimo posible en su función natural.

¿Por qué necesito zapatos Foot-Friendly? Poner antes

Por que el calzado convencional te hace daño:

– La suela rígida impide que desarrolles los músculos del pie.

– La puntera estrecha, apiña los dedos unos contra otros, causando malformaciones e impide la función del pie.

– El talón elevado desequilibra todo tu cuerpo, empujándolo hacia delante para contrarrestar el desnivel.

– La suela gruesa interfiere en la comunicación entre tu pie y el suelo, imprescindible para que adaptes tu forma de moverte al suelo que pisas.

¿Cuáles son las características que hacen a las Sambas Foot-Friendly?

SUELA

– Flexible: permite a tus pies una libertad total de movimiento en todas las direcciones.

– Fina: sólo 4 milímetros las separan del suelo, permitiendo a tu pie sentir el suelo y adecuar la marcha.

– Plana o zero drop: sin ningún desnivel, rectas de puntera a suela, para respetar el equilibrio natural de nuestro cuerpo.

PUNTERA

– Ancha: permite que tus dedos se muevan con total libertad, sin apretujarlos y dejando espacio extra para que puedan desplazarse durante la marcha. El movimiento natural del pie al caminar favorece que los dedos se abran en forma de abanico, ampliando la superficie de impacto y mejorando el equilibrio.

También son de construcción ligera para no añadir un peso extra que no necesitan tus pies.

Las Sambas no tienen ningún arco en su interior para que tus pies puedan activarse y fortalecerse. Nuestras plantillas también son 100% planas.

¿Cómo te va ayudar el calzado Foot-Friendly?

Te dejarán de doler los pies. Caminar, correr, ejercitarte, bailar, serán actividades sin dolor.

¿Necesitas más motivos? OK.

– Tus pies recobran poco a poco su forma y funcionalidad. Seguramente crecerán un poquito a lo largo, y con tiempo, tus dedos se irán separando y recuperando su espacio, intentarán volver a la forma que tenían cuando naciste. La forma de un pie humano sin modificar.

– Mejorarás tu equilibrio

– Tu postura corporal se alineará.

– Volverás a sentir el suelo. Los desniveles. Las diferentes texturas, incluso en ciudad, pero mucho más en la naturaleza. La tierra. El césped. Mola. En serio.

¿Es suficiente el calzado Foot-Friendly para recuperar la funcionalidad de mis pies?

Probablemente no. En especial si tus pies llevan toda la vida, y en especial la etapa de crecimiento dentro de calzado convencional. El calzado respetuoso te ayudará mucho, pero es posible que para conseguir mejoras sustanciales tengas que ejercitar un poquito tus pies para recuperar la funcionalidad, movilidad, flexibilidad y estabilidad perdidas. La parte positiva es que con sólo 10 minutos al día notarás importantes mejoras, y puedes combinarlo con otras actividades cotidianas. Son ejercicios simples como rodar una pelotita debajo del pie o separar los dedos.

Y si te es posible, intenta realizar ejercicio físico sin zapatos. Todo el ejercicio que hagas sin zapatos se podría decir que es ejercicio de pies.

Así que no te lo pienses más. Dale una oportunidad a tus pies con Sambas.